Puede contactar con nosotros en: 924 930 514 · info@viogen-euroace.eu

CONDICIONANTES GEOGRÁFICOS

CONDICIONANTES GEOGRÁFICOS

Los municipios del Área de Cooperación en la que se ubica la intervención están clasificados dentro del grupo de “menos desarrollados”, lo que atañe tanto a la situación económica como al ámbito social de la zona. Esta zona, eminentemente rural, está caracterizada por un tejido productivo dedicado al sector primario, de escaso tamaño y con reducidos niveles de competitividad. Igualmente, se trata de una zona de baja accesibilidad territorial y con problemas de aislamiento. Su red urbana puede considerarse poco desarrollada, con centros urbanos de pequeñas dimensiones (excepto Badajoz).

Estos territorios tienen una baja densidad poblacional, muy por debajo de la media europea y de los niveles medios de España y Portugal. Además, sufren un grave envejecimiento poblacional por el abandono de la población joven de estas zonas, por su poco atractivo laboral. Esta condición rural y su alejamiento de los grandes núcleos urbanos, así como su escasa densidad poblacional, condicionan el acceso a los servicios y a las oportunidades de sus ciudadanos, y limitan el acceso a los servicios menos diseminados en el ámbito local-rural, en especial aquellos de atención y apoyo a la ciudadanía (en salud, atención a la diversidad, atención a la violencia de género, etc.).

Todo ello incide gravemente en el tema de la Violencia de Género y la atención a las víctimas desde todos los ámbitos, puesto que el menor desarrollo de estas zonas, su “perificidad” y falta de conectividad, y la falta de acceso a los servicios hacen que la atención en estas regiones sea más lenta y de menor calidad.

Los Gobiernos portugués y el español han mostrado sensibilidad con la Igualdad de Género recogiendo en sus textos constitucionales el derecho básico a la igualdad entre hombres y mujeres, y desarrollando el cuerpo normativo necesario para promoverlo y hacerlo efectivo. Y ambos cuentan con planes o estrategias específicas para la lucha contra la Violencia de Género desde final de los años 90. Aun así, los datos muestran que la prevalencia de la desigualdad en sus sociedades continúa, y que las mujeres todavía no pueden ejercer sus derechos con plenitud.

Se trata pues de una región que, en opinión de los desarrolladores del POCTEP, está bastante lejos de poder lograr los objetivos establecidos en la Estrategia 2020, necesitando un esfuerzo para poder lograr en estos años un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Tanto la Estrategia Europa 2020 dada por la Comisión para el futuro desarrollo del espacio europeo, como la Estrategia EUROACE 2020, que se desarrolla bajo su marco y que pretende ser un plan de acción para el fomento y la coordinación de las iniciativas de cooperación transfronteriza, han llamado la atención sobre la necesidad de promover acciones e innovación social destinadas a las capas más vulnerables, para asegurar la cohesión no sólo económica, sino también social de la UE.

El diagnóstico realizado en la zona muestra que, además de las acuciantes necesidades de desarrollo económico y de comunicación e infraestructuras de esta eurozona, también existen necesidades de tipo social cuya solución se vería, sin duda, reforzada mediante el aprovechamiento de las sinergias resultantes de la proximidad geográfica, cultural y lingüística existentes en toda la zona, y gracias a la existencia de unas ya estrechas relaciones entre las administraciones públicas y entre empresas y asociaciones de ambos lados de la frontera.

La Estrategia EUROACE 2020 tiene como visión hacer de la EUROACE “una economía dinámica, un territorio armonioso, con ciudadanos de pleno derecho” y establece como uno de sus cuatro ejes prioritarios el “generar una ciudadanía con necesidades satisfechas y con derechos respetados”. Este eje de Más Ciudadanía, pretende, según la estrategia, abordar los problemas de las personas, proporcionando una mayor accesibilidad a los bienes y servicios disponibles en el territorio, con el fin de dar una respuesta a las necesidades que garanticen los derechos de los ciudadanos. Es aquí, donde el proyecto EUROACE_VIOGEN entiende que no hay pleno disfrute de los derechos para una gran parte de la población femenina de estas regiones, que permanece bajo el dominio de personas de su ámbito doméstico que las maltratan y amedrentan, sumiéndolas en un estado de inseguridad y miedo continuo que a veces acaba con su propia vida, y del que sólo pueden salir con el apoyo sólido y efectivo de las instituciones y administraciones públicas. Consideramos la violencia de género como una de las mayores lacras de nuestra sociedad democrática, que se ha convertido en la primera causa de muerte entre las mujeres de 15 a 44 años, por encima de guerras, accidentes de tráfico o el cáncer (según informe de la OMS).

Concretamente la Estrategia EUROACE 2020 señala como uno de los objetivos del Eje Más Ciudadanía el “Estimular acciones potenciadoras de participación, ciudadanía, calidad de vida e inclusión social” y, al mismo tiempo, en concordancia con EUROACE_Viogen: “Fomentar la creación de condiciones que faciliten el uso compartido de recursos transfronterizos en el sector de la sanidad”. Entendemos que esta iniciativa se enmarca perfectamente en este último objetivo por cuanto asumimos la conceptualización del problema de la violencia de género como un problema de Salud, conceptualización que la literatura sobre este particular, e incluso la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (Informe Estimaciones mundiales y regionales de la violencia contra la mujer: prevalencia y efectos de la violencia conyugal y de la violencia sexual no conyugal en la salud, de 2013) llevan promoviendo desde hace años.

Finalmente, la Estrategia de la EUROACE 2020 plantea en su punto final una serie de recomendaciones estratégicas de cooperación transfronteriza que deberían llevarse a cabo en la eurorregión. Dos de ellas se relacionan con Mujer e Igualdad, y por lo tanto con este proyecto EUROACE_Viogen:

  1. Crear una red EUROACE de participación y ciudadanía, como espacio de debate y de intercambio de informaciones sobre problemáticas transfronterizas como las cuestiones de género y otros problemas sociales”.
  2. “Gestión compartida de recursos y equipamientos de sanidad, con el objetivo último de aumentar la eficiencia de los servicios públicos de sanidad y elevar la calidad de estos servicios prestados a los ciudadanos”.

Ambas propuestas son recogidas por nuestro proyecto que pretende desarrollar una concertación de las administraciones e instituciones de todo tipo que se encargan de la Atención a las Víctimas de la Violencia de Género para mejorar este servicio, y reforzar las capacidades del personal sanitario de atención a las víctimas para aumentar la calidad de su labor.